¿Eres una Persona Altamente Sensible (PAS)?

¿Cuántas veces te has sentido fuera de este mundo? ¿Te das cuenta de que sientes todo muy profundamente? ¿Te sientes conectado con todo y con todos? ¿Te sientes abrumado cuando hay cambios en tu vida? ¿Disfrutas del silencio y la contemplación? ¿Tienes afición por las artes y la naturaleza? ¿Te angustia mucho tener que hacer muchas cosas en un corto periodo de tiempo? ¿Te das cuenta de sutilezas que los demás no alcanzar a ver?

Si tu respuesta fue "si" a estás preguntas, es muy probable que seas parte del 15-20% de la población con el rasgo de Alta Sensibilidad.

Yo soy una PAS

Desde que era una niña, yo tenía una visión diferente a la de los demás, me hacía preguntas muy profundas sobre el sentido de la vida, sobre el universo, sobre el papel de los humanos en la tierra. Siempre sentí que desencajaba por que mientras los demás niños disfrutaban de jugar fuera, yo prefería leer o platicar con los adultos. Crecí sintiendo que había algo mal conmigo por que todo lo sentía muy profundamente y nadie me entendía; yo era la "rara" de la familia que decía muchas locuras y cosas sin sentido. 

Durante muchos años viví en profunda tristeza por que aprendí que debía cambiar para ser como los demás y poder ser aceptada; sentía que era como si me estuviera enterrando en vida. Yo pensaba que tenía algún trastorno de la personalidad por que todo me afectaba profundamente, sentía el dolor de los demás, tenía una vida interior sumamente desarrollada pero nada de esto encajaba en el mundo donde estaba viviendo.

Cuando descubrí que todo esto tiene que ver con mi genética y que muchas otras personas en el mundo se sentían así como yo, es que decidí empezar a estudiar más sobre las características de las PAS y entendiendo las necesidades que yo misma he tenido, decidí ponerme al servicio de otras personas que también se han sentido incomprendidas a lo largo de sus vidas.

A través de las sesiones de Coaching podemos hablar de aquello que te inquieta; ser una persona altamente sensible es una ventaja cuando logramos darnos cuenta de que podemos adaptar nuevas herramientas a nuestras vidas para encontrar plenitud y poder potenciar todas nuestras virtudes.

No tienes por que recorrer este camino tú solo, ¡Déjame acompañarte!